Londaibere

Taller de Pintura Principiantes - Práctica 10

Materiales
Papel canson: block o repuesto escolar Número 5 o 6.
Pincel redondo sintético de mango corto tipo Casan o Epos número 6 u 8 para témpera o acuarela y uno chato mediano.
Témpera artística blanco y negro.
Cinta de enmascarar de papel.
Témperas: AMARILLO MEDIANO, ROJO SEÑAL, AZUL COBALTO.
Descripción
LA CABEZA Pintura- Estudio. La mancha de color. La cabeza como estructura y volumen.

Ejercicio 1.

Estudio desde la fotografía de una cabeza, interpretación por manchas.

Observamos el motivo. Ensayamos encuadres es decir ubicación en la hoja, recorte.
Observamos la paleta de colores, es decir el tipo de matices que usaremos.
Organizamos la composición y proporciones esbozando con pincel y pintura diluída.

Armamos un tono general y manchamos aproximándonos a lo que vemos.
En capas siguientes ajustamos el tono aclarando (agregando blanco), oscureciendo (agregando rojo o azul) o cambiando la temperatura es decir agregando azul para enfriar o rojo o amarillo para calentar.
El azul ayuda a generar profundidad o alejar. El rojo y amarillo destacan o acercan.
Tener en cuenta que el tratamiento pictórico para acercarse a la piel por ejemplo debe ser por transparencias o manchas suaves, fundiendo.
Interpretar el pelo como mancha de volumen más textura.

Ejercicio 2: Estudio de la cabeza desde la comprensión de su estructura como volumen.

Se trata de imaginar una cabeza a partir del esquema de ejes y volúmenes aplicando las nociones de color descriptas para el ejercicio anterior: tono local, claro-oscuro, temperatura del color..

Explicación del esquema de la cabeza del curso de dibujo como soporte para la comprensión de la estructura de la cabeza:
Generamos un ovoide.

Lo dividimos en dos verticalmente determinando el eje que dará cuenta de la simetría aproximada de la cabeza.

Dividir el ovoide en tres partes horizontalmente. La línea superior determinará la altura de las cejas, la inferior corresponderá a la base de la nariz y los orificios del oído.

Redondear o dar forma de cúpula a los dos tercios superiores, lo que constituirá el cráneo hasta la altura de los orificios de las orejas.
Dar forma angulosa o triangular al tercio inferior que constituirá a mandíbula.

Dibujar con línea auxiliar suave arcos superciliares y cuencas de los ojos. A partir de la línea horizontal de arriba.
A partir de esa altura y en el eje vertical determinamos un triángulo que será el apoyo de la pirámide de la nariz sobre la cara.
Determinamos la horizontal para la boca.

Dentro de las cuencas esbozar los globos oculares con párpados, pupila e iris. La línea de dibujo aparece solamente en el borde de los párpados.

Pirámide de la nariz: frente, laterales y base. El dibujo de la nariz es la punta y la parte superior de los orificios nasales en la base.

A partir del tabique nasal o mitad de la nariz ubicamos la boca. El dibujo parte de línea en la que se juntan los labios. Los labios no tienen línea de borde sólo los marcamos con línea auxiliar para determinar el cambio de tono con respecto a la piel. El ancho de la boca tiene relación con líneas de expresión que vienen desde las aletas de la nariz.

Diferenciación de planos: frente y laterales. Sombreado.
Teniendo en cuenta las cuencas de los ojos determinamos el límite de la frente cuando empieza el lateral de la cuenca.
Si pensamos convencionalmente en un foco de luz desde el frente y arriba determinamos qué zonas recibirán luz y cuáles no. Podemos observarnos en un espejo para notar las direcciones de los planos y diferenciar cuales se nos presentan frontales y cuales tienen desarrollo.

Para sombrear el pelo notamos que este tiene tono local, variación del tono por volumen y además textura.

El cuello: cómo se implanta la cabeza en el tronco.
A partir de los orificios de las orejas trazamos dos líneas que se unen debajo del mentón en lo que sería el principio del esternón.
Desde ese lugar hacia afuera, cono en S estirada están las clavículas que llegan hasta el comienzo de los hombros o deltoides.
Desde ese punto hasta el otro lado trazamos un arco como por detrás del cuello que correspondería a lo que vemos del músculo que sostiene la cabeza por la nuca: el trapecio.
Sombreamos el cuello que queda así determinado como aproximadamente un cilindro. Teniendo en cuenta el hueco que se forma entre las clavículas y el trapecio.
Imágenes

Imágenes