Londaibere

Taller de Dibujo Principiantes - Práctica 16

Descripción
Perspectiva con dos puntos de fuga. Paisaje urbano.

Aplicamos el concepto de perspectiva con dos puntos de fuga cuando el prisma que miramos no se nos presenta frontal, es decir no miramos una cara del prisma sino una arista.
Si estuviéramos en un interior no miraríamos una pared de fondo sino un rincón. Usaríamos este razonamiento también para muebles dentro de la habitación de la Práctica 14 que no estuvieran paralelos a las paredes.

Ejercicio 1.

Se trata de percibir las variaciones resultantes de los cambios en la altura del horizonte con respecto a la arista del prisma.

  1. Ubicamos la arista y un horizonte a altura media, que lo cruza.
    Marcamos los puntos de fuga sobre el horizonte uno a cada lado.
    Desde el extremo superior e inferior de la arista proyectamos líneas punteadas hacia los puntos de fuga.
    Quedan determinados dos triángulos desde la arista hacia el horizonte. Los cortamos con verticales para determinar las paredes laterales del prisma.

  2. Ubicamos el horizonte por sobre la arista. Esto quiere decir que tenemos un punto de vista más alto que el prisma por lo que veremos la parte de arriba.
    Repetimos el proceso anterior de los dos triángulos de proyección y marcamos paredes laterales.
    Para determinar la parte de arriba pensamos en el paralelismo de las paredes. Las paralelas van al mismo punto de fuga. Es así que desde los puntos superiores del final de las paredes laterales proyectamos una línea de puntos hacia el punto de fuga del lado contrario y el cruce determina la parte de atrás de la cara de arriba del prisma.

  3. Ubicamos el horizonte coincidiendo con el extremo inferior de la arista. En este caso la línea punteada de abajo permanece horizontal, coincide con el horizonte. Proyectamos la de arriba y seguimos como en el primer caso. Obtenemos una vista como desde el suelo.

Cambiando la distancia de los puntos de fuga con respecto al centro también logramos cambios expresivos importantes.
Si los acercamos tendremos una visión forzada con fugas marcadas. Desarrollo violento.
Si los alejamos suavizamos la perspectiva. Desarrollo gradual, apacible.

Ejercicio 2.

Paisaje urbano. Esquina con ochava.

Partiendo de un esquema como el primero de los anteriores dibujamos la casa de la esquina.

La ochava es simplemente un corte horizontal entre los laterales que fugan, por lo tanto es un plano que se nos presenta frontal.
Si ponemos una puerta, al estar en un plano frontal no tendrá cambio de forma por la perspectiva. Si esa puerta se abre y nos permite ver el interior razonaremos este espacio como de un punto de fuga, podemos usar el mismo horizonte anterior para ubicarlo centralmente.

Para ubicar ventanas o puertas determinamos la altura y proyectamos los extremos hacia el punto de fuga correspondiente a la pared en la que se encuentra.
Si hubiera una puerta abierta en un lateral que deja ver una pared determinaremos la dirección del zócalo de esa pared pensando en el punto de fuga de sus paralelas.

Las diferentes situaciones que aparecen en el esquema o en los dibujos: casas lindantes que respetan la misma línea de frente o están retiradas, de diferentes alturas, balcones, huecos donde crecen los árboles, etc. resultan de aplicar el mismo razonamiento: si están en la ochava tienen el punto de fuga central, si están en los laterales las líneas de fuga van al mismo punto que sus paralelas.
Imágenes

Imágenes